Demencia


Y mi locura
lleva tu nombre
Inaudita la razón perdida
de tu rostro

Hasta la impávida memoria
siendo amarga
oleaje de silencios
tus mares muertos

Y mi ausencia
ceñida a tu recuerdo
como un ave sin alas
sin viento y sin cielo

Eileen

E